DISFEMIA: TARTAMUDEZ

La tartamudez afecta la fluidez del habla. Comienza durante la niñez y, en algunos casos, dura toda la vida. Este trastorno se caracteriza por las interrupciones en la producción de los sonidos del habla, también denominadas “disfluencias.” La mayoría de las personas producen breves disfluencias  de vez en cuando. Por ejemplo, se repite algunas palabras, y otras van precedidas por “mm” o “eh.” Las disfluencias no constituyen necesariamente un problema; sin embargo, pueden dificultar la capacidad de comunicación de las personas que producen demasiadas de ellas.

¿Cuáles son algunos de los síntomas o características observables de la tartamudez?

El discurso de la persona que tartamudea con frecuencia incluye repeticiones de palabras o partes de las palabras, además de prolongaciones de los sonidos del habla. Estas se dan con más frecuencia entre las personas que tartamudean que entre la población general. Algunas personas que tartamudean parecen estar muy tensas o “jadeantes” al hablar. Se puede experimentar una parada o un bloqueo total del discurso. El bloqueo del discurso se manifiesta cuando la boca está en posición para emitir un sonido, algunas veces durante varios segundos, llegando a emitir sólo un sonido parcial o sin emitir sonido alguno. Después de un esfuerzo, es posible que la persona complete la palabra. También pueden ocurrir interjecciones como “hum” o “este”, en particular cuando incluyen sonidos repetidos (“hu- um- um”) o prolongados (“huuuum”) o cuando se las usa con la intención de demorar el inicio de una palabra con la que el hablante espera “trabarse”.

¿Cuáles son los tratamientos posibles para la persona que tartamudea?

La mayoría de los programas de tratamiento para las personas que tartamudean son de “comportamiento.” Están diseñados para enseñar a la persona destrezas o comportamientos específicos que le ayuden a obtener una mejor comunicación oral. El logopeda enseña a la persona que tartamudea a controlar o vigilar el paso al que habla. Además, podrían empezar a aprender a decir las palabras de una manera un poco más lenta y con menos tensión física, etc…