DISFEMIA: TARTAMUDEZ

La Disfemia o Tartamudez se caracteriza por repeticiones o bloqueos en el discurso. El habla no es tan suave y fluida. Puede haber repeticiones, prolongaciones, interrupciones o incluso tensión durante el habla. Algunos niños pueden sentirse incómodos en esta situación y se vuelven retraídos o evitan ciertas situaciones incómodas como leer en clase. Por ese motivo es importante buscar una solución.

Por lo general, empeora cuando intenta controlar su habla; por ello es preciso no insistir en que la mejore o controle, por el contrario, es aconsejable darle tiempo para que se exprese, no interrumpirle, ni contestar por él…

Muchos niños de entre 3 y 5 años muestran cierto tartamudeo que forma parte del desarrollo del lenguaje, pero no es común que el niño tenga tics al hablar, haga esfuerzo, se ponga nervioso, o no quiera hablar. En estos casos debemos acudir al logopeda. Ante la duda, siempre es mejor acudir a un terapeuta para que evalúe la situación y aconseje sobre la actuación que estime más oportuna.

El tratamiento en estos casos está orientado a lograr fluidez durante el habla, eliminar los bloqueos, la fuerza y las repeticiones.